Este post se publicó en el blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, blog personal de Vicente Esteve el 21 de octubre de 2022. Fruto del acuerdo de colaboración entre este blog y el blog de ALDE, cada trimestre reproduciremos en nuestro blog algunos post que, por su temática, también pueden ser interesantes para nuestros asociados.


En esta entrada del Blog utilizamos el caso del tipo de cambio del dólar norteamericano ($) y el franco suizo (sf) para mostrar que se cumple la teoría de la Paridad del Poder Adquisitivo o PPA (Purchasing Power Parity o PPP en inglés) en el largo plazo, en nuestro caso, 50 años.

Por una parte, la paridad del poder adquisitivo (PPA) en su versión absoluta establece que una cesta representativa de bienes y servicios en el país A debería tener exactamente el mismo precio que en el país B, cuando los precios se expresan en una moneda común.

En términos económicos, la teoría de la PPA en su versión absoluta establece que el tipo de cambio nominal entre el dólar ($) y el franco suizo, Esf/$, debe tender a largo plazo a un valor de equilibrio que viene determinado por el cociente de los precios relativos, aproximados por el cociente de los IPC entre las dos zonas (Psui y Pus), de tal manera que:

Esf/$= Psui/Pus

o, equivalentemente, el valor de la cesta de bienes y servicios tendría el mismo valor expresada en una de las dos monedas, por ejemplo, en francos suizos:

Psui = Esf/$ . Pus

Por otra parte, una versión menos rigurosa de la PPA es la PPA relativa, que partiendo de la anterior expresión, establece que la variación porcentual del tipo de cambio nominal es igual a la diferencia de las variaciones porcentuales de los precios en los dos países, es decir, la tasa de inflación, de tal manera que:

(E t -E t-1 )/E t-1 = π(sui) t – π(us) t , donde π(y) t es la tasa de inflación en el país y en el momento t.

En última instancia, la teoría en su versión relativa establece que la economía con mayor (menor) inflación relativa verá como su moneda se deprecia (aprecia) a largo plazo en los mercados de cambio para asegurar que el poder adquisitivo entre EE.UU. y Suiza sea el mismo.

La PPA es una de las proposiciones fundamentales de las finanzas internacionales. Los modelos monetarios de determinación del tipo de cambio descansan en esta proposición y de ahí la importancia de su cumplimiento. No obstante, existe un consenso en que la PPA no se cumple a corto plazo, porque el tipo de cambio es mucho más volátil que el nivel de precios promedio.

Sin embargo, los modelos económicos estándar suponen que se mantiene a largo plazo, es decir, cuando los precios han tenido tiempo de ajustarse. Parece haber un consenso en la literatura de que la PPA de largo plazo se puede mantener en el sentido de que hay una reversión media significativa del tipo de cambio real, aunque puede haber factores que inciden en el tipo de cambio real de equilibrio a lo largo del tiempo. En otras palabras, en el largo plazo el tipo de cambio nominal y los precios relativos se mueven proporcionalmente, de forma que el tipo de cambio real revierte al equilibrio. Por tanto, a corto plazo pueden existir desviaciones de la PPA pero éstas deber ser temporales y desaparecer a lo largo del tiempo permitiendo que la PPA se cumpla en el largo plazo.

¿Por qué se producen desviaciones a corto plazo de los tipos de cambio de mercado del tipo de cambio de equilibrio de la PPA?. Las causas son de diversa índole.

Por un lado, muchos de los bienes y servicios que se producen en una economía que no son “exportables” o “no comercializables”: la peluquería, una reparación de fontanería, la educación, la consulta de un médico, etc, .., por lo que no se ven expuestos a la competencia exterior. Lo mismo ocurre con otros sectores considerados estratégicos que pueden estar protegidos por los gobiernos nacionales.

Por otro lado, hay otros factores que generan también desviaciones a corto plazo respecto al valor de equilibrio a largo plazo de la PPA: riesgos geopolíticos (favorecen a las monedas más fuertes), shocks en los mercados financieros o en los mercados de materias primas, y la política de gestión de las reservas de los Bancos Centrales, entre otros. En definitiva, el tipo de cambio de equilibrio de la PPA debe considerarse una referencia a largo plazo para la cotización de mercado (no en el corto plazo), que oscilará en torno a ella en ciclos que pueden ser muy prolongados en el tiempo.

En el gráfico adjunto (abrir la imagen en una pestaña nueva para verla grande) se muestra la evolución del tipo de cambio de mercado del dólar con el franco suizo (línea verde) y de los precios relativos entre los dos países (línea azul) para el periodo 1971 (mayo)-2022 (septiembre).

Por un lado, la pendiente negativa del cociente de los IPC muestra que la inflación suiza ha sido sustancialmente más baja que la inflación estadounidense. En concreto, la ratio entre los precios suizos y estadounidenses ha disminuido alrededor de un  73%.

Por otro lado, el gráfico muestra que durante 1971-2022 el franco suizo se apreció alrededor del 76 % con el dólar, lo que coincide con el comportamiento de los precios relativos.

En síntesis, durante este período de 50 años, la PPA entre EE. UU. y Suiza parece mantenerse.

¡La teoría de la PPA se mantiene viva en el largo plazo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here