Este post se publicó en el blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, blog personal de Vicente Esteve el 1 de abril de 2022. Fruto del acuerdo de colaboración entre este blog y el blog de ALDE, cada trimestre reproduciremos en nuestro blog algunos post que, por su temática, también pueden ser interesantes para nuestros asociados.


Alemania se encuentra en una encrucijada ante la crisis ucraniana, ya que la mitad del gas que utiliza procede de Rusia. Lo peor de todo es que la dependencia de Alemania de las importaciones de energía rusa ha vuelto a crecer considerablemente en la última década. La proporción rusa de abastecimiento de gas ha aumentado desde el 40 hasta el 55 por ciento desde 2012 hasta la actualidad (40% del consumo en el conjunto de la Unión Europea).

La industria alemana es, con un 35 por ciento, la principal consumidora de gas en Alemania. Y es la que más está sufriendo el alza de los precios. Hay algunos sectores, como el del aluminio, los fertilizantes o la cerámica, cuya producción se puede parar cuando el precio del gas supera un umbral de rentabilidad.

Estas importaciones de gas se canalizan a través de Gazprom, empresa estatal rusa de gas natural mediante tres gasoductos (véase Gráfico 1, hacer clic sobre el mismo para verlo más grande):

(1) El corredor ucraniano (verde claro) está compuesto por el gasoducto de Soyuz Brotherhood. Se trata de un canal que parte de Rusia, pasa por Ucrania y llega hasta Europa. Suministra gas principalmente a los países del este de Europa, como Alemania.

(2) El corredor bielorruso (verde oscuro) cuenta con el gasoducto de la península de Yamal. Recorre 4.196 kilómetros, desde Siberia hasta Rusia. Es uno de los que más reservas tiene y por eso es muy importante para Europa.

(3) El corredor báltico lo forman el gasoducto de Nord Stream 1 en Alemania (amarillo) y en rojo el Nord Stream 2 (rojo). Este último es una ampliación paralizada y que permitiría enviar directamente gas de Rusia a Alemania a través del báltico. Es decir, puenteando el área conflictiva de Ucrania. Sin embargo, Berlín señaló el pasado 22 de febrero que no certificará el gasoducto Nord Stream 2, al estar controlado por el gigante energético ruso Gazprom. La invasión de Ucrania ha ratificado la decisión de no autorizar su puesta en marcha.

Gráfico 1: Las rutas del gas ruso a Europa

En el caso de que Rusia paralizara las exportaciones o que La Unión Europea quisiera reducir la dependencia del gas ruso se presentarían a corto plazo tres opciones: (1) traer gas de otros países a través de otros gasoductos: i) el gasoducto transadriático Azerbaiyán-Turquía-Italia-Grecia-Bulgaríaii) el gasoducto Baltic Pipe de Noruega-Polonia-Dinamarca; (2) importar gas natural licuado (LNG) con buques metaneros desde Catar, Nigeria y EE.UU., principalmente; (3) recurrir a las reservas de gas, aunque esta situación será complicada pues las reservas europeas están en la actualidad un 10 % por debajo de la media de la última década.

Pero existe una vía alternativa que puede hacer mucho daño a Rusia y traer sustanciales beneficios para la Unión Europea: introducir un arancel a las importaciones europeas del gas natural de Rusia. Esta idea ya ha sido propuesta recientemente por destacados economistas académicos entre los que destaca Ricardo Hausmann, Harvard University, EE.UU., y Daniel Gross, Centre for European Policy Studies, Bruselas, Bélgica.

La teoría económica del comercio internacional que enseñamos a nuestros alumnos de las Facultades de Economía nos proporciona esta solución óptima ya que la introducción de un arancel sobre las importaciones de gas ruso sería beneficioso para la Unión Europea por motivos estrictamente económicos, ya que reduciría la curva de demanda que enfrenta Gazprom y la induciría a bajar los precios, al tratarse de un monopolio extranjero.

Alemania (o toda la Unión Europa) constittuye un mercado interno abastecido por una empresa monopolista extranjera (Gazprom). El mercado interno consta de muchos consumidores que demandan el producto pero no tiene productores nacionales del producto. Todo el suministro del producto proviene de una sola empresa extranjera (Gazprom).

En este caso, la imperfección del mercado consiste en que no hay una multitud de empresas que abastezcan el mercado de gas de la Unión Europea. En realidad, en el supuesto teórico se  asume el caso extremo opuesto de un proveedor monopolista que  es una empresa extranjera. [2]

Bajo este supuesto, el Gráfico 2 representa las importaciones de una empresa monopolista extranjera (sin la imposición de un arancel sobre sus importaciones). La demanda del consumidor interno está representada por una curva de demanda lineal, D. Cuando la demanda es lineal la curva de ingreso marginal tendrá el doble de pendiente y será igual a la demanda cuando la cantidad sea cero. La línea horizontal MC representa un coste marginal constante en la producción para el monopolista extranjero.

Gráfico 2: Importaciones de una empresa monopolística extranjera (Gazprom)

Suponiendo que el monopolista maximiza las ganancias, el nivel de producción que maximiza sus ganancias se alcanza igualando el coste marginal con el ingreso marginal.  Y ello es así porque la producción que maximiza las ganancias se da en el nivel de cantidad QFT. A esa cantidad, el monopolista fijaría el precio en PFT, el único precio que iguala la demanda con su oferta.

La ganancia del monopolista es la diferencia entre el ingreso total y el coste total. Los ingresos totales están dados por el producto (PFT QFT), el área amarilla en el gráfico. El coste total es igual al coste promedio (AC) multiplicado por la producción (QFT), señalado por el área cuadriculada. La ganancia del monopolista está representada por el área rectangular amarilla sin marcar.

En la teoría económica del comercio internacional una política comercial “estratégica” se refiere a los casos de protección ventajosa cuando existen mercados imperfectamente competitivos. Nuestro caso particular de un monopolista extranjero es uno de los ejemplos.

Recordemos que la presencia de competencia imperfecta implica que las empresas pueden obtener beneficios económicos positivos. Las políticas comerciales estratégicas suelen implicar el traslado de beneficios de empresas extranjeras a empresas nacionales. De esta manera, se puede mejorar el bienestar nacional (Unión Europea), aunque a menudo a expensas de los países extranjeros (Rusia).

A primera vista, imponer un arancel a las importaciones del gas ruso debe aumentar su precio, encareciendo aún más la energía para los consumidores europeos. Pero esta primera reflexión puede ser incorrecta desde el punto de vista de una política comercial estratégica óptima. Veamos porqué.

En este contexto, en el Gráfico 3 se muestran los efectos sobre el bienestar de la imposición de un arancel específico t de la Unión Europea a las importaciones rusas de gas. Se trata de un arancel que se aplica en función de las unidades que lleguen al lugar de destino designado, independientemente del valor total de las importaciones.

Gráfico 3: Arancel sobre las importaciones de una empresa monopolista extranjera (Gazprom)

Tal y como se muestra en el Gráfico 3 el arancel elevará el coste de suministrar el producto al mercado interno exactamente en el monto del arancel. Este se mide con el desplazamiento de la curva de coste marginal hacia arriba por el monto del arancel a MC + t. Como consecuencia, el monopolista (Gazprom) reducirá su producción maximizadora de beneficios hasta QT y elevará su precio hasta PT. Destacar que el precio del gas sube menos que el importe del arancel. En última instancia, caerían los ingresos de Gazprom respecto a la situación previa de libre comercio.

¿Cuáles son los efectos sobre el bienestar de la Unión Europea de la introducción del arancel sobre las importaciones de gas ruso? Esta trascendental cuestión la hemos resumido en el Cuadro 1.

Cuadro 1: Efectos sobre el bienestar de la Unión Europea de la introducción de un arancel sobre las importaciones rusas de gas

Los efectos sobre el bienestar nacional se pueden desagregar en tres efectos individuales (ver las áreas implicadas en el Gráfico 2):

(1) Efectos de los aranceles de importación en los consumidores del país importador. Los consumidores del producto en el país importador (Unión Europea) registran una reducción del excedente del consumidor por el precio más alto que prevalece [área -(a+b+c)].

(2) Efectos del arancel de importación sobre los productores del país importador. Se supone que no hay productores nacionales del bien (gas natural). En este caso, no hay efectos sobre el productor nacional (Unión Europea) derivados de la imposición del arancel.

(3) Efectos de los aranceles de importación en el gobierno del país importador (Presupuesto de la Unión Europea). El Gobierno (Presupuesto de la Union Europea) recibe un montante de ingresos arancelarios dados por el impuesto por unidad (t) multiplicado por la cantidad de importaciones (QT) (área +d). Quién gana con los ingresos arancelarios depende de cómo gasta el dinero la Unión Europea. Presumiblemente, estos ingresos ayudan a respaldar la provisión de bienes públicos o ayudan a sostener los pagos de transferencia (incluidos los gastos de acogida de los refugiados ucranianos y el apoyo a la población europea más vulnerable perjudicada por los altos precios del gas). En última instancia, alguien en la economía finalmente se beneficiará de los nuevos ingresos arancelarios.

El efecto de bienestar agregado para el país importador (Unión Europea) se obtiene sumando las ganancias y pérdidas de los consumidores, productores y el gobierno (Presupuesto de la Unión Europea). El efecto neto positivo [d-(a+b+c)] consta de dos componentes: (1) un efecto positivo sobre los receptores de los ingresos arancelarios del gobierno (d); y (2) un efecto negativo sobre los consumidores (a+b+c), quienes pierden bienestar debido a los precios más altos.  No obstante, aunque la introducción del arancel daría lugar a precios más altos del gas natural,  los nuevos ingresos recaudados por las arcas comunitarias serían más que suficientes para compensar (vía subsidios o transferencias) a los consumidores europeos de gas por esta pérdida generada por la subida de precios. Una de las razones de este efecto positivo neto es que el arancel esencialmente traslada las ganancias del monopolio extranjero al gobierno nacional.

La conclusión general es, por lo tanto, que un arancel de importación de la Unión Europea sobre el gas ruso tendría un gran impacto en los ingresos de Rusia por las exportaciones de gas y ciertamente mejoraría los términos de intercambio europeos.

Recordemos que los ingresos monopolísticos de la empresa Gazprom (de titularidad estatal) obtenidos en el mercado de la Unión Europe finalmente nutren el presupuesto del gobierno ruso. La introducción del arancel tiene como consecuencia la reducción de los ingresos de Gazprom respecto a la situación previa de libre comercio y, en definitiva, los ingresos del Presupuesto del Gobierno de Rusia. De está manera se podría ver como una sanción directa a la invasión de Ucrania y un instrumento indirecto para reducir su capacidad de financiar la guerra.

En definitiva, la introducción de un arancel europeo a las importaciones rusas, sería mucho más conveniente que un embargo sobre el gas ruso, que enriquecería a otros productores mundiales de gas (incluido los EE.UU.) y empobrecería a los consumidores europeos en mayor medida. Sancionar a Rusia a través de un arancel alto sobre las exportaciones de Gazprom a la Unión Europea disminuiría considerablemente los ingresos de Rusia y no impondría ninguna carga económica a la Unión Europea, sino todo lo contrario (ingresos arancelarios sustanciosos).


[1]  Para más detalles véase Suranovic, S.M. (2022): “Trade Policy with a Foreign Monopoly” Capítulo 100-5 de International Trade Theory and PolicyThe International Economics Study Center, The George Washington University, Washington D.C., USA.

[2] Este pasado 31 de marzo de este año la Comisión Europea ha realizado inspecciones por sorpresa en las instalaciones de la empresa energética rusa Gazprom (y de su filial de distribución de gas natural Wingas) en Alemania por sospechas de que viola las normas de competencia para hacer subir los precios.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here